Ventajas de un motor síncrono de reluctancia variable

Un motor síncrono de reluctancia variable o conmutada es el nombre que recibe un motor eléctrico tipo CA que funciona gracias a la corriente alterna. La diferencia con otros tipos de motores se encuentra en que su funcionamiento está basado en la reluctancia variable que tiene lugar gracias a un rotor dentado que se encuentra alineado con los polos del estator.

Los beneficios de usar un motor síncrono de reluctancia variable

El rotor de este tipo de motores es normalmente de material magnético y se presenta con salientes en forma dentada. Por otro lado, su estator se compone de piezas polares que se encuentran conectados a 3 fases. Un motor síncrono de reluctancia variable puede diseñarse para funcionar con unos pasos más pequeños que un motor habitual, es decir, con unos pasos algo más cortos que lo que da un motor de imán permanente. Además, al ser el rotor de estos motores de baja inercia, supone una mejora de la respuesta dinámica.

Otra de las ventajas es que al no tener pérdidas de energía se consigue un aumento en la potencia del motor, especialmente si se compara con uno de inducción. Esto se traduce tanto en densidad de potencia como en términos de eficacia. En lo que se refiere a la densidad de potencia, es en relación con otros tipos de motores industriales. Más en concreto, pueden llegar a presentar hasta 2 tamaños inferiores para las mismas dimensiones y las mismas potencias.